15 de noviembre de 2009

PENSAMIENTOS





El rey de Gloria se rebajó
a revestirse de humanidad.
Tosco y repelente fué el ambiente
que lo rodeó en la tierra.
Su gloria se veló
para que la Magestad de su persona
no fuese objeto de atracción.
rehuyó toda ostentación externa.
Las riquezas, la honra mndanal
y la grandeza humana no pueden
salvar a una sola alma de la muerte;
Jesús se propuso que ningun halago
de índole terrenal
atrajera a los hombres a su lado.
Unicamente la belleza de la verdad celestial
debia atraer a quienes le siguiesen.

Elena G. de White
El Deseado de Todas las Gentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porque tu opinion es de importancia para nosotros.